.

De panzazo, la imposible tarea de educar a México (OPINION)

La película "De Panzazo" sacude la conciencia de una sociedad que, en términos generales, no se ha hecho responsable de su propia educación.

Este fin de semana viajé a la ciudad de Tijuana con un objetivo: ver la película De Panzazo. Este documental producido en México, y codirigido por el cineasta Juan Carlos Rulfo y el periodista Carlos Loret de Mola, da un vistazo a la situación de la educación en México utilizando un término comúnmente utilizado entre los estudiantes que logran pasar los exámenes con la calificación mínima aprobatoria: en la escala de evaluación de ese país, del 1 al 10, en donde el 10 es la excelencia, y del 5 para abajo el alumno está reprobado, el que saca un 6 pasa "de panzazo". El tema me interesa mucho y había visto el trailer de la película, así que no me la quería perder en pantalla grande.

Sin entrar en los detalles sobre lo que me gustó o no en el aspecto cinematográfico, la película sacude la conciencia de una sociedad que, en términos generales, no se ha hecho responsable de su propia educación. Cada generación apuesta a que la que sigue sí tendrá la oportunidad de superarse, pero deja todo en manos de un sistema educativo corrupto, autoritario y obsoleto. Si bien esta afirmación aplica a la educación impartida por el Estado, la situación en las escuelas privadas no es mucho mejor: los padres de clase media y media alta pagan cantidades excesivas en proporción con los ingresos familiares para que sus hijos tengan una educación de calidad, pero nunca se aseguran de que ésta sea así. Les basta con recibir notas satisfactorias sin pensar que tal vez la escuela les está entregando el producto que ellos esperan en un número, no en el conocimiento real de los alumnos. Se confía a ciegas en un sistema educativo nacional que hasta ahora no ha dado resultados. ¿Por qué los mexicanos pensarían que en la generación de sus hijos mágicamente iniciará el cambio?

Las cifras que presenta De Panzazo son para morir de miedo: de un salón de clases de primero de primaria, en el que empiezan 100 niños, al salir de sexto grado sólo habrá 64. Tres años después, de secundaria saldrán sólo 46, y otros tres años más tarde, al salir de preparatoria o bachillerato, habrá únicamente 24. De esos, sólo 10 terminarán una la licenciatura y 2 un postgrado.

El documental explora las razones para que esto sea así: más del 95% del presupuesto destinado a educación en el país se utiliza para pagar los salarios de los maestros, lo que provoca que las instalaciones de las escuelas no reciban mantenimiento y que el equipo sea obsoleto. Los maestros no hacen un examen para ingresar a la labor docente, y las plazas dentro del sistema educativo se heredan o se compran, no se ganan con base en el talento. A eso se suman los elevados índices de ausentismo de los maestros, las pocas horas de clases que reciben los alumnos, la falta de control por parte de la autoridad.

Curiosamente tras ver la película otra información llegó a mis manos el mismo fin de semana: el domingo 1 de abril se dieron a conocer los resultados del examen de admisión a la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), la universidad pública más grande del país, en la que, en teoría, cualquier estudiante con el conocimiento suficiente para aprobar el examen de admisión podría recibir educación de calidad. El día de publicación de resultados, sin embargo, fue de profunda decepción para la mayoría de los aspirantes: los datos de la institución señalan que de los casi 122 mil jóvenes que hicieron un examen de admisión, menos del 10% obtuvo un lugar por falta de cupo. Esto quiere decir que posiblemente hubo chicos que tuvieron 90, 89, 88 aciertos de cada 100, es decir, que no pasaron "de panzazo" sino con una buena nota, pero que los 11 mil que obtuvieron mejores notas que ellos se quedaron aunque los demás hayan hecho un buen papel en la prueba. Esto quiere decir que la mayoría de estos chicos, que optan por la educación pública superior, muy probablemente nunca estudiarán una carrera por no contar con los recursos para pagar educación privada, a pesar del esfuerzo que hayan hecho durante los 12 años anteriores. Esto quiere decir que probablemente terminarán ingresando a las filas de "ninis" mexicanos, los jóvenes que ni estudian ni trabajan, no porque no deseen hacerlo, sino porque no hay empleo y no hay cupo en la escuela, porque no hay opciones para ellos. Esto quiere decir que la cifra de 10 de cada 100 que presenta De Panzazo, tal vez no sólo se debe a todas las carencias antes mencionadas durante la educación básica y media superior, sino a una falta de visión y de estrategia por parte del Estado Mexicano para ofrecer opciones a lo mejor de que tiene México, que son sus jóvenes.

Este lunes por la noche crucé la frontera que divide a México de Estados Unidos con un profundo pesar: mi país lleva dos siglos de Independencia y uno de Revolución, en aras de la formación de su gente, del acceso a la educación. Y todo indica que a pesar de las luchas, y la sangre, y los siglos, los mexicanos no tenemos otra opción más que seguir pasando de panzazo.

Boards

More »
Got a question? Something on your mind? Talk to your community, directly.
Note Article
Just a short thought to get the word out quickly about anything in your neighborhood.
Share something with your neighbors.What's on your mind?What's on your mind?Make an announcement, speak your mind, or sell somethingPost something
See more »